Para crear conciencia sobre la importancia de los polinizadores, las amenazas a las que se enfrentan y su contribución al desarrollo sostenible, la ONU declaró el 20 de mayo como Día Mundial de las Abejas. Las abejas y otros polinizadores como las mariposas, los murciélagos y los colibríes, permiten que se reproduzcan muchas plantas, entre ellas numerosos cultivos alimentarios que consumimos, como frutas y vegetales, los cuales dependen directamente de ellos.

La celebración busca llamar la atención de la población mundial sobre la importancia de protegerlas y así resolver los problemas relacionados con el suministro mundial de alimentos, detener la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas.